MANUAL INDICATIVO DE SIEMBRA Y CULTIVO

FRUTILLA  BLANCA


La frutilla chilena, fresa chilena o frutilla blanca (Fragaria chiloensis), también llamada frutilla de arena o frutilla de la costa de Chiloé, es una planta herbácea perenne, de la familia de las rosáceas, que crece en América del Norte y América del Sur en una gran variedad de climas y suelos.

 

GENERALIDADES sobre la PLANTA

Es una planta originaria de América del Norte, pero las aves migratorias la introdujeron hace miles de años en América del Sur. Los primeros en cultivarla fueron picunches y los mapuches, en el territorio que corresponde al centro y el sur de Chile.

En 1614, Don Alonso de Ovalle conoció estos frutos blancos, perfumados y dulces, y los clasificó como Fragaria chiloensis. En 1712, Amédée François Frézier, ingeniero militar al servicio de Luis XIV, llevó algunos ejemplares a Europa. En aquel entonces, el viaje duraba seis semanas. Sólo llegaron cinco plantas vivas.

Desde ese momento se han cultivado para el consumo, teniendo un aspecto muy llamativo, un aroma profundo y un sabor parecido al ananá.

GERMINACIÓN

Dos métodos son los mas aptos, uno de ellos preparando un sustrato a base de tierra negra, humus, resaca y material de drenaje y otro conocido como germinador (frasco, papel secante y algodón).


Ambos tienen ventajas y desventajas, pero en si la fuerza de germinación de estas semillas casi elimina las causas negativas y deja margen a elegir uno de ellos por comodidad o didáctica.

x SUSTRATO

Para 10 semillas se puede elegir una bandeja de 10 x 15cm de superficie por 5cm de altura o macetas de tamaño medio (10/12cm de boca), de plástico o terracota.


Comenzaremos armando un buen drenaje, colocaremos pequeñas piedritas o leca pequeña o arcilla expandida. Los colocamos dentro de la bandeja o maceta, antes que cualquier otra cosa, y tratamos de formar una capa que cubra todo el fondo.


Preparamos una mezcla de 1 parte de tierra negra, 1 de humus, 1 de resaca de río y ½ de perlita fina. Mezclamos bien y llenamos la bandeja o maceta hasta ¾ partes de altura


Luego colocamos las semillas, tratando que estén bien dispersas y las cubrimos con una capa de 0.5 a 1cm de la mezcla tamizada, bien suave.
Tomamos agua y la vamos regando lentamente, sin remover el sustrato, (puede ser por spray o desde una bandeja de riego) hasta que el sustrato este completamente húmedo y haya salido agua por la parte inferior.

Colocamos las macetas en un lugar luminoso, al reparo del sol fuerte o lluvias. Es aconsejable cubrir la bandeja o maceta con un film transparente (con alguna perforación), para evitar la excesiva perdida de agua por evaporación (mini-invernadero).

Es preferible volver a regar cuando el sustrato parezca seco, pues esto favorecerá a la planta a desarrollar su sistema radicular, pues va ir en busca de la humedad remanente en el fondo de la maceta. Si por el contrario el sustrato se mantuviera muy húmedo, las raíces serán superficiales y no beneficiara a la planta en adelante.

El tiempo recomendado para la siembra es durante las estaciones cálidas en forma natural y durante las frías con ciertas precauciones.

Las semillas comenzaran a brotar a partir de la 2° semana y pueden tardar un poco mas si la temperatura es baja. Lo ideal es tener durante el día temperaturas cercanas a los 20/25°C y las noches sin heladas.

Una vez germinadas y con 5 a 6 hojas bien desarrolladas se procede al traslado al lugar donde la planta permanecerá. Ya no es conveniente ningún trasplante posterior.

X GERMINADOR

Esta técnica es muy utilizada en las escuelas y tiene un carácter mas bien ilustrativo. Para ello se toma un frasco transparente de boca ancho y buena altura. Se coloca un secante dentro en forma de cilindro y se rellena hasta la mitad con algodón.


Las semillas se colocan en forma vertical entre el secante y el vidrio, de tal forma que la parte redondeada queda apuntando hacia arriba.
Humedecer el centro de algodón y tratar que en la parte inferior no quede encharcado.
Colocar en un lugar luminoso sin sol directo ni exposición a fuentes de calor.

Germinaran rápidamente pero con una tonalidad más pálida que en el proceso anterior. Una vez que las hojas hayan superado el borde del frasco conviene retirarlas y colocarlas en una maceta, con el procedimiento antes explicado.

No dejarlas en el frasco mucho tiempo pues la generación de raíces es muy fuerte y pueden llegar a enredarse mucho y al retirarlas quebrarlas sin remedio.

Una vez en las macetas ir gradualmente colocándolas en un lugar luminoso, evitar el shock pos-transplante. Una vez que estén adaptadas a absorber los nutrientes naturales y que las hojas se adaptan al sol directo, recién ahí colocarlas en el emplazamiento definitivo.

CLAVES PARA LA GERMINACIÓN.

1) El éxito de la germinación depende más de una temperatura adecuada que de la humedad del suelo. Es un prejuicio arraigado el que los almácigos deben estar permanentemente húmedos habiendo más plantas sensibles al exceso de agua que su déficit. Un solo riego es suficiente para asegurar la germinación completa de la mayoría de las estas plantas. Conviene cubrir los germinadores con un film transparente para crear un microclima con suficiente calor, humedad y luz.

2) Deben evitarse los factores climáticos adversos (calor excesivo, frío, lluvias excesivas o sequía), debilitándose la planta, siendo entonces susceptibles al ataque de enfermedades o plagas.

3) Las semillas también necesitan oxígeno para desarrollarse. Si se las cubre con mucha tierra se asfixian. Como norma general la profundidad de siembra debe ser como máximo 3 veces el tamaño de la semilla si esta es grande o mediana, o de dos veces si es pequeña. La tierra debe estar suelta, aunque conviene apisonarla ligeramente para que se ponga en contacto con la semilla. 

 
4) A diferencia de las semillas, los plantines requieren abundante humedad. Se debe regar muy cerca de la planta y durante el tiempo suficiente como para que el agua penetre, pero sin encharcar. La raíz crecerá hasta el fondo, buscando la humedad. Crecerán un poco menos pero serán más fuertes y resistirán mejor el trasplante.
 

5) De sembrarlas en tierra y varias plantas en una maceta, es conveniente evitar una siembra muy densa. De lo contrario los plantines crecerán débiles.

 

GENERALIDADES sobre el FRUTO y COSECHA

Como las plantas de frutillas van generando ramas laterales, y estas ramitas sobre el suelo generan raíces, vamos a ver como nuevas plantas se van generando por estolones. Para favorecer esta multiplicación es buena que la planta este sobre un lugar amplio de cultivo, que de no ser en tierra, sea en una maceta jardinería o de buen diámetro. Con una profundidad igual o mayor a 30cm.

Si no queremos que la planta se extienda también puede ser cultivada en macetas colgantes.

El sustrato para crecimiento de la planta debe ser bien nutritivo, liviano o que no se compacte. No debe ser alcalino, preferentemente con un pH desde 6 a 7,5.

Cuando las ramas están muy tupidas de flores, si queres obtener un fruto grande lo mejor es retirar antes de polinizarse los pimpollos chicos, y dejar la mitad de flores en cada rama.

Las flores que estén más cerca del suelo serán las que den los primeros frutos maduros.

El fruto blanco nos indica que esta maduro cuando las semillas externas toman un color rojizo.

Al observar algún tipo de plaga, tanto pequeños insectos como hongos sobre las hojas o flores, lo mejor es siempre utilizar algún método orgánico para combatirlos. Siempre tener en cuenta si los frutos serán consumidos y por ello ver la duración del veneno si se utilizan productos químicos.

 

Buena Suerte con el inicio de este fascinante Hobby.

Tenemos a tu disposición más de 500 especies diferentes.

Conta con nosotros para realizarnos todas las consultas o asesoramiento sobre este u otros productos.

VISITA NUESTROS CULTIVOS Y OTROS VEGETALES EXOTICOS EN      www.neocultivos.com

MIRA NUESTRO ESHOP ONLINE desde la sección    ESHOP

CONSULTAS SOBRE CULTIVO         tecnica@neocultivos.com

CONSULTAS POR VENTAS Y ASESORAMIENTO COMERCIAL       ventas@neocultivos.com